martes, 27 de julio de 2010

Nuestras emociones generan vibraciones (o como sentir la vibracion de la gente sin ser siquico)

Aunque ya tengo un par de años leyendo sobre metafísica y temas parecidos fue hasta hace algunos meses que entendí que las emociones generan vibraciones. Si, también los pensamientos generan vibraciones. Pensamientos malos, tristes, depresivos y demás generaran emociones negativas y por lo tanto emitiremos vibraciones también negativas. Pensamientos alegres, divertidos, sanos, felices, etc generaran emociones positivas y obviamente nuestras vibraciones serán positivas. Luego a partir de ahí, entra en efecto la Ley de Atracción que básicamente dice que atraemos aquello (ya sea personas, situaciones o cosas) que vibran igual que nosotros. Por lo tanto, si nos sentimos felices, alegres o contentos nuestra vibración será positiva y tenderemos a atraer mas alegría, mas gente alegre y optimista a nuestras vidas. Mas o menos funciona asi esa ley, dicho en pocas palabras.

Pero otro día profundizamos sobre la Ley de Atracción. Hoy quiero hablar de como nuestros pensamientos y emociones definen nuestras vibraciones. Hoy estuve reflexionando sobre esto y caí en cuenta de que muchos, o al menos yo, las hemos percibido en algún momento de nuestra vida. Me explico. Pensando en la frase que da titulo a este post, me acorde de un amigo de la familia que nunca me cayo bien. Absolutamente nunca. Si, estoy seguro de que la gran mayoría de las personas han pasado por una situación similar. Conocen o tratan a alguien y por alguna razón nos da mala espina, no nos agrada o simplemente no nos cae bien. Hoy caigo en cuenta de que la razón por la que sentimos repulsión hacia esa persona es por su vibración. La podemos sentir pero no nos damos cuenta. Esa vibración que esa persona emite choca con la nuestra y la sensación es desagradable. Ahora ven que no se necesita ser síquico para poder sentir esas vibraciones? Continuando con el relato, siendo nino y adolescente siempre le sacaba la vuelta a la persona pues podía sentir lo que el sujeto emitía. De hecho, si tenia tenia que compartir la mesa con esa persona o estar un rato a su lado simplemente no me sentía agusto. Me ponía de mal humor. Años mas tarde mi esposa lo conoció, y ella siendo mas sensible que yo, inmediatamente pudo sentir lo mismo que yo (debo aclarar que nunca le dije a mi esposa lo que sentía para no predisponerla, pero como ven, ni hizo falta).

Comienzo a pensar que las emociones que emitimos son fácilmente detectables por personas sensibles. Haciendo una analogia para poner un ejemplo, digamos que nuestras emociones son como sonidos, como tonos musicales (do, re, mi, fa, etc). Dependiendo de nuestro estado de animo y nuestros pensamientos podemos emitir un "tono" que será percibido por las demás personas que nos rodean (pero solo las sensibles se darán cuenta conscientemente). Si es un tono dulce, agradable, alegre, placentero, la gente querra acercarse a nosotros para disfrutar mas de nuestro tono. Si es un tono triste, feo al oído, incomodo obviamente la gente se alejara lo mas que pueda de nosotros para no escuchar nuestro tono. Por supuesto, aveces habrá excepciones. Habra gente a la que no le guste los tonos alegres o simplemente no estará de humor para escuchar nuestro dulce tono, asi que tendera a alejarse. Ahi se dice que esa gente no esta en la misma frecuenta vibratoria que uno.

Por supuesto, dado que nuestro estado de animo y nuestros pensamientos no son son constantes (y de hecho, yo pensaría que esa es una de las metas a lograr: ser constantes sin importar los sobresaltos de la vida) nuestros tonos musicales (es decir, nuestras vibraciones) no lo son tampoco. Asi que nuestros tonos pueden ir variando a lo largo del dia, del mes, de año. Y de la misma manera nuestra "audiencia" (es decir, la gente que se nos acerca) también ira cambiando. La gente que se nos acerque sera porque disfruta del tono que tengamos en ese momento en particular. Y muy probablemente lo disfruten porque ellos en ese momento también tienen ese tono (es decir, la gente alegre se tendera a acercar a la gente alegre, la gente triste a la triste, etc). Interesante, no?

Por ultimo. A raíz de esta reflexión se me ocurrió un experimento. Dado que la gran mayoría de nosotros hemos experimentado algo asi en algún momento de la vida (me refiero a sentir desagrado por alguien que nunca nos ha hecho nada o que apenas acabamos de conocer), eso comprueba que no se necesita ser síquico para poder sentir o percibir las emociones y pensamientos de la gente. Solo hace falta un poco de practica y concentración. Asi que propongo este ejercicio/experimento (llamenlo como quieran): un dia que te sientas cómodo, tranquilo y enfocado traten de observar sus propias emociones a medida que interactuan con la gente a lo largo del dia. Estoy seguro que si ponen suficiente atencion a sus emociones, a su cuerpo y pensamientos seran capaces de captar lo que la otra persona siente. Podrán, de hecho, sentir su vibración.
Este ejercicio ya lo hacen la mayoría de las mujeres, la mayoria de manera inconscientemente. Asi que para ellas esto será mas fácil de lograr.

Espero les sea util este "breve" post. De antemano les agradezco sus comentarios.

5 comentarios:

Rodrigo Cordero dijo...

Hola, me pareció muy interesante tu post y es cierto, yo he logrado sentir los "tonos" de las personas y saber que tal está su humor. Solo quisiera saber si tu sabes algunos otros ejercicios para poder sentir esos "tonos" más facilmente, gracias de antemano :D

Adita dijo...

Cierto, lo experimento cada día.

Anónimo dijo...

Hola!.. Yo siempre eh pensado que todo a un nivel "siente!.. Me gustaría encontrarlo en algún libro o leer ideas similares!.. Gracias por tu post! :,) ..creí que nadie lo sentía!

Daniela dijo...

Hola!.. Yo siempre eh pensado que todo a un nivel "siente!.. Me gustaría encontrarlo en algún libro o leer ideas similares!.. Gracias por tu post! :,) ..creí que nadie lo sentía!

Daniela dijo...

..sí sabes de algo así por favor.. Escribeme!.. Lo necesito como el sediento el agua!